El papel de la enfermería en el acompañamiento del paciente.

El papel de la enfermería en el acompañamiento del paciente.

Redacción Instituto Aliaga | Actualidad

Con motivo del Día Internacional de la Enfermería, que se celebra el 12 de mayo, hemos entrevistado al equipo de enfermería de Instituto Aliaga. Júlia Cebrián Jiménez y Óscar Natoli Vargas llevan trabajando en nuestra Clínica del Dolor desde 2018, y comparten con nosotros su experiencia, centrándose en el papel de la enfermería en el acompañamiento del paciente.

¿Qué significa para vosotros ser enfermeros?

Como dijo Florence Nightingale, «la enfermería es un arte”. Un arte que consiste en cuidar de forma integral al paciente. Y como todo arte requiere de una formación exhaustiva y adecuada así como de mucha empatía, entre otras cualidades, para saber adaptarse a cada paciente con el fin último de ofrecerle un cuidado de calidad.

Para nosotros es mucho más que una profesión, es una forma de vida. Porque aunque intentemos ponernos una coraza es imposible no llevarte algunas situaciones vividas a casa.

Además, queremos aprovechar para dar las gracias por tener la suerte de poder ejercer una profesión tan enriquecedora y agradecida.

¿Qué cualidades debería poseer un buen enfermero/a?

Ante todo que su formación sea de calidad y que se actualice y amplíe a lo largo de su carrera profesional, adaptándose a los nuevos estudios e investigaciones. A nivel emocional es importante la capacidad de escucha activa, la empatía y la capacidad resolutiva.

Y en nuestro caso, valoramos mucho la capacidad de cercanía y familiaridad en el trato con las personas que acuden a nuestra unidad.

Tengamos en cuenta que el manejo de pacientes con dolor, ya sea crónico o agudo, puede resultar en ocasiones muy complejo, y es muy importante disponer de habilidades, no solo técnicas, para poder asumir estas situaciones de la mejor forma posible.

¿Cuáles son las responsabilidades que asumís en vuestro trabajo?

Nuestra principal responsabilidad es que cada paciente reciba el mejor de los cuidados según sus necesidades y cualidades.

Julia Cebrían

Es importante tener en cuenta que los pacientes se encuentran en un medio hostil para ellos, totalmente desconocido y casi siempre solos, por lo que nos convertimos durante un período de tiempo en su persona de confianza, estableciendo un vínculo muy especial con ellos.

Además, en el ámbito del dolor crónico, muchos pacientes son recurrentes, por lo que se establece una relación más allá de lo profesional, es una parte muy bonita que nos gusta destacar de nuestra profesión.

¿Dónde empieza y acaba vuestra labor en quirófano de la Clínica del Dolor?

Nuestra labor en el quirófano empieza con la acogida del paciente. Debemos tener en cuenta que el paso por el quirófano es un acto que no es agradable para nadie y que hay personas a las que le aterroriza este momento. Un simple gesto, como el enseñar el día de la consulta el quirófano en el que será tratado, sirve de gran ayuda a aquellos casos extremadamente difíciles que admiten no ser capaces de entrar o que les produce gran ansiedad. De este modo, el día que son citados para quirófano no acuden a un sitio desconocido, puesto que ya lo han visto con anterioridad.

También creemos que es muy importante no solo la buena relación con los pacientes sino con los familiares y acompañantes, esto ayuda a que se cree un ambiente cálido, una mayor confianza equivale a una mayor colaboración y eso es extrapolable a todos los ámbitos.

Además, en nuestra unidad, como tenemos la gran suerte de disponer de un quirófano de uso único y exclusivo para procedimientos dirigidos al tratamiento del dolor, llevamos la gestión integral del mismo, adecuando su dotación a las necesidades que se generan en cada momento para poder ofrecer la atención más adecuada y eficaz a nuestros pacientes sin olvidar nunca la seguridad y el confort.

¿Qué aportáis al paciente en el momento de atenderlo en quirófano?

Sobre todo la cercanía, que se sienta seguro y confiado de que se le va a ofrecer el mejor de los cuidados.

Nos es muy grato cuando el día de quirófano, los pacientes nos llaman por nuestro nombre o preguntan por nuestras vidas.

¿Qué representación tiene la enfermería dentro de la Unidad del Dolor?

La enfermería experta en tratamiento del dolor tiene un papel que va mucho más allá de las puertas del quirófano.

Oscar Natoli

En la actualidad estamos potenciando la creación de la consulta de enfermería en la que podamos ofrecer una atención holística al paciente de una forma más cómoda, cercana y agradable, en la que podamos trabajar y reforzar el autocuidado del paciente, ofrecer los tratamientos propios de enfermería para reforzar el acompañamiento en el seguimiento de los mismos.

¿Por qué os gusta vuestro trabajo?

Fundamentalmente porque es la profesión que elegimos, lo que más nos importa es que cada paciente reciba la mejor de las atenciones posibles según su estado y necesidades. Y cuando eso ocurre es una gran satisfacción para nosotros tanto a nivel profesional como personal.

Además, es una profesión con infinitas posibilidades, en la que te puedes implicar mucho.

En nuestra unidad, coincidimos en espacio y tiempo con todos los componentes del equipo multidisciplinar, por lo que resulta muy enriquecedor y nos permite un amplio espectro de técnicas y tratamientos.

¿Existen técnicas analgésicas en las que la enfermería tenga una implicación especial y sea realizada por ella?

Sí, existen algunos tratamientos llevados a cabo por los profesionales de enfermería. Podríamos destacar los siguientes:

  • La terapia de estimulación transcraneal, en la que ya existe evidencia científica demostrando su eficacia, en especial en dolores de origen central.
  • El manejo de la terapia TENS en el alivio del dolor, en la que además de la ejecución, la enfermería tiene un papel fundamental en la educación sanitaria y control del mismo.
  • La colocación de parches de Capsaicina, que requiere una formación específica de los profesionales que los aplican, en la cual la enfermería tiene un papel fundamental en la aplicación, control y evaluación de la respuesta a este tratamiento.

Hemos destacado estas tres porque son las que llevamos a cabo en nuestra unidad, pero existen otros procedimientos e intervenciones que están muy presentes como actividad de enfermería, tales como la Iontoforesis, el manejo de bombas de infusión elastoméricas, la recarga de bombas intratecales, etc.

También nos gustaría resaltar que la enfermería ejerce una gran labor en la educación sanitaria, potenciando el autocuidado y reforzando las buenas prácticas en aspectos como el buen uso de los opiáceos, hábitos saludables, técnicas de relajación, y otros.

¿Por qué es importante vuestro trabajo?

Por ejemplo, los pacientes agradecen ser escuchados y que se tengan en cuenta sus sugerencias. El simple hecho de poner un colgador más o adecuar un espacio según sus necesidades marca la diferencia en términos de satisfacción.

Recuerdo que una paciente se quejó porque no disponía de colgadores suficientes (hemos de tener en cuenta que vienen sometidos a una situación de gran estrés) y que al regresar al Instituto le mostráramos el vestidor del quirófano con el colgador que había solicitado hizo que se sintiera parte de nuestro proyecto. No hace falta recordar que sin nuestros pacientes no existiríamos.

¿Qué es lo que os gustaría comunicar a los pacientes antes de la intervención?

Sobre todo intentar rebajar su nivel de estrés aportándoles información adecuada, cercanía, y confianza.

Intentar hacerles llegar nuestra implicación y expresarles lo importantes que son para nosotros, son mucho más que pacientes, son nuestra razón de ser.


Comparte

2 thoughts on “El papel de la enfermería en el acompañamiento del paciente.

  1. Es esencial la intervención de estos profesionales en las situaciones en que somos tan vulnerables
    El artículo es muy interesante.
    Ojalá el ejemplo de la clínica Aliaga en el manejo de estas situaciones fuese más común.

  2. Mi esposa padece de dolor lumbar, un dolor que tiene desde hace muchos, muchos años,con el que se ha acostumbrado a vivir. Ella es enfermera y hace ya casi dos años que se jubiló, nunca cogió la baja para descansar de sus dolores hasta antes de su jubilación porque ya no podía aguantar más, es un dolor que cada vez va a más y que ahora que no trabaja la incapacita aún más que antes. Ella como enfermera ha curado a enfermos con tanta dedicación, que me gustaría que fuese tratada de la misma forma.
    Leyendo vuestra filosofía de trabajo, me recordáis a su manera de ser, espero que por un lado le podáis quitar ese dolor y por otro disfrutar del hecho de haberlo conseguido como profesionales de la salud.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

Exceso de peso, una carga para el dolor crónico

Exceso de peso, una carga para el dolor crónico

El exceso de peso corporal es uno de los factores que más afecta de forma negativa al dolor crónico, cuanto…
Calentamiento básico para evitar lesiones durante la actividad física

Calentamiento básico para evitar lesiones durante la actividad física

El calentamiento antes de la práctica deportiva es básico, y puede ayudarnos a prevenir lesiones. Pasar de estar inactivos (porque…
5 de junio, Día Mundial del medio ambiente

5 de junio, Día Mundial del medio ambiente

Entendemos por medio ambiente (o medioambiente), el conjunto de componentes físicos, químicos y biológicos externos con los que interactúan los seres…
El síndrome post-COVID19, modelo del síndrome de fatiga crónica post-viral

El síndrome post-COVID19, modelo del síndrome de fatiga crónica post-viral

El síndrome post-COVID-19 es un trastorno relativamente nuevo y, por lo tanto, la experiencia en el diagnóstico y tratamiento del…