La pandemia y sus consecuencias en la salud mental

La pandemia y sus consecuencias en la salud mental

Redacción Instituto Aliaga | Psicología

Luego de un año, ¿cómo minimizamos el impacto?

En este mes de marzo de 2021 se cumple un año desde el inicio de la pandemia. Exactamente el día 11 de marzo de 2020, el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS) Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus declaró una pandemia de enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19), causada por el Síndrome Respiratorio Agudo Severo Coronavirus-2 (SARS-CoV-2). Rápidamente, la enfermedad se ha extendido por todo el mundo y como resultado, los gobiernos y las autoridades de salud pública comenzaron a implementar políticas de salud para prevenir la propagación del virus.

Además de los efectos en los sistemas de salud pública y el freno a las economías mundiales, las medidas implementadas podrían tener un efecto negativo en la salud mental de la población (Holmes et al., 2020).

Un reciente estudio en la revista The Lancet, sección de psiquiatría, señala que las novedosas condiciones de vida que incluyen el confinamiento, cambios en las rutinas diarias, transformación de la vida social por el aislamiento y distancia física, pérdida de libertad, preocupación por temas de salud y económicos, entre otras consecuencias, han contribuido a un impacto perjudicial en la salud mental de la población.

Es evidente como la pandemia ha impactado en la vida y en la salud de las personas en todo el mundo. Estar viviendo durante tanto tiempo dentro de esta pandemia ha trastocado la vida cotidiana en todos los sectores, incluidas a las personas que viven con dolor crónico. Y no solo afecta el área física, también con importantes repercusiones por factores estresantes psicosociales por períodos prolongados de contacto interpersonal limitado, aislamiento, miedo a la enfermedad, preocupación financiera e incertidumbre futura.

En relación a personas con dolor crónico, la pandemia también ha tenido un impacto. Estudios señalan que la disminución de la movilidad al reducir la actividad física, que habitualmente estaba incluida dentro de la jornada de actividades semanales (asistencia a gimnasios y piscinas), reduce el estado de salud general.

En España, un estudio sobre las consecuencias de la covid-19 y el confinamiento realizado por un grupo de investigadores de varias universidades españolas señalan datos importantes de la pandemia y el confinamiento, que se mencionan a continuación:’

  1. Aumento del malestar psicológico de la población española.
  2. Específicamente, sentimientos de incertidumbre, preocupación por padecer una enfermedad grave o por perder a los seres queridos.
  3. Mayor visión negativa del futuro y aumento de los sentimientos de desesperanza y la sensación de soledad entre los españoles.
  4. Mayor prevalencia de problemas físicos o agravamiento de los síntomas ya existentes.
  5. Alteración de los hábitos saludables, reduciendo actividades de ejercicio físico, peores hábitos de alimentación, aumento del uso de las redes sociales, de la televisión y de los videojuegos.

Recomendaciones para reducir el impacto psicológico negativo de la pandemia actual

  • Reducir el tiempo que le dedica a ver informativos de televisión o leer noticias asociadas al covid-19, evitando así la sobreexposición. Recuerde siempre consultar las fuentes de información fiables.
  • Programar una serie de rutinas diarias que permitan mantener una actividad mental y física adecuada. Vigile la alimentación, horas de sueño, disponga un tiempo para el esparcimiento y la diversión. Establecer qué objetivos deseas cumplir y llevar a cabo las tareas pendientes.
  • Potenciar el contacto social. Las video llamadas nos permiten también mantener el contacto con familiares y amigos.
  • Aceptar las reacciones emocionales que se generan en situaciones de incertidumbre. Para ayudar a la regulación emocional hacer uso de actividades de relajación. Permítase compartir su emociones y pensamientos. Las crisis son una oportunidad para el cambio y luego de un tiempo, generalmente se aprecia el llamado pico en la respuesta emocional que se estabiliza o cae a medida que nos adaptamos.
  • Solicitar ayuda profesional si considera que su nivel de preocupación, miedo o ansiedad le interfiere en su vida diaria.

Especialista en neuropsicología y psicología clínica en Instituto Aliaga

Comparte

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

Qué es y cómo aliviar el dolor del nervio ciático

Qué es y cómo aliviar el dolor del nervio ciático

El nervio ciático nace en la zona lumbar, la parte baja de la espalda, y continua por el glúteo hasta…
Día Internacional del Deporte para el Desarrollo y la Paz 2021: Activos frente al COVID-19

Día Internacional del Deporte para el Desarrollo y la Paz 2021: Activos frente al COVID-19

El 6 de abril se celebra el Día Mundial del Deporte para el Desarrollo y la Paz, una iniciativa de…
La «respuesta de relajación» como beneficio para la salud.

La «respuesta de relajación» como beneficio para la salud.

En los años 70 Herbert Benson y sus colegas de la facultad de medicina de Harvard describieron la “respuesta de…
¿Qué deporte hacer si tengo dolor de espalda?

¿Qué deporte hacer si tengo dolor de espalda?

El dolor de espalda, en cualquiera de las formas y zonas en las que pueda presentarse, es una de las…