Qué es y cómo aliviar el dolor del nervio ciático

Qué es y cómo aliviar el dolor del nervio ciático

Redacción Instituto Aliaga | Dolor

El nervio ciático nace en la zona lumbar, la parte baja de la espalda, y continua por el glúteo hasta la parte posterior de la rodilla, y sigue hasta llegar al pie. Es uno de los más largos del cuerpo, y el culpable de uno de los dolores más frecuentes que se conoce de forma común como ciática.

Debido a su largo recorrido, cuando este nervio se ve afectado consigue causar una molestia que se extiende por una gran parte de nuestro cuerpo, afectando a nuestra movilidad y provocando bastante dolor, entumecimiento, debilidad, o un hormigueo molesto en las zonas donde pasa este nervio.

Es importante comentar que la ciática no es una patología en concreto, sino que hace referencia a los síntomas causados por el daño a este nervio, y que explicaremos a continuación.

¿Qué causa la ciática?

La ciática aparece cuando se produce un pinzamiento en el nervio ciático. Esto puede deberse a varios motivos:

  • Hernia discal en la columna.
  • Espolón óseo, un crecimiento excesivo del hueso causado por daño articular o algún tipo de artritis.
  • El estrechamiento del canal vertebral (o estenosis de canal). Una deformación del hueso que comprime las estructuras nerviosas que lo atraviesan.
  • En menor medida, por la aparición de un tumor que pince o presione el nervio.
  • Y también en menor medida por culpa de patologías previas como la diabetes, que puede causar neuropatía diabética.

Existen algunos factores de riesgo que pueden favorecer la aparición de la ciática, como los siguientes:

  • Cambios en la columna producidos por la edad (como los espolones óseos o las hernias de disco que comentábamos antes).
  • Sobrepeso y obesidad, que aumentan la carga que debe soportar la columna y pueden causar cambios en esta.
  • Padecer diabetes, especialmente si está mal controlada, debido a que puede causar daños en los nervios.
  • Se cree que también existen factores relacionados con el trabajo, sobre todo aquellos que nos obliguen a pasar demasiado tiempo sentados, o realizando movimientos que impliquen torsión de la espalda o el mover cargas pesadas.

Síntomas de la ciática

Como decíamos, los síntomas de la ciática vienen causados por el pinzamiento del nervio ciático. Los síntomas más comunes, son:

  • El síntoma más característico de la ciática es un dolor que va desde la zona lumbar y que recorre la parte posterior de la pierna sobre todo. Este dolor puede variar en intensidad y frecuencia, pudiendo ser un malestar constante o intermitente.
  • Entumecimiento de la pierna.
  • Debilidad en la pierna.
  • Hormigueo en la pierna.

Si tenemos sospechas de poder tener alguna lesión en el nervio ciático, o si hemos sufrido algún golpe fuerte causando estas molestias, es importante consultar con un médico para evaluar la situación.

¿Cómo prevenir y aliviar la ciática?

Hemos visto algunos factores de riesgo que pueden causar lesiones en el nervio ciático, pero algunos de ellos son factores que no podemos controlar, como el deterioro de la columna por la edad, o alguna condición previa.

Ir con cuidado a la hora de realizar ciertas actividades que supongan una carga para la zona lumbosacra (ya sea en el trabajo o el gimnasio, por ejemplo), evitar subir de peso para no sobrecargar nuestra espalda, mantenernos activos y alejar al sedentarismo de nuestra rutina… Son recomendaciones un poco generales, pero que pueden ayudarnos a prevenir la aparición de la ciática.

Si ya tenemos dolor causado por la ciática, primero será un profesional médico el que tendrá que valorar la situación y las posibles causas. Lo importante, una vez ya hemos llegado a este punto, es intentar minimizar el impacto de la lesión hasta que desaparezca o, como mínimo, no la agravemos más. Los tratamientos pueden ir desde los no quirúrgicos para los casos más leves, en los que encontramos los farmacológicos o fisioterapéuticos, hasta los quirúrgicos para casos crónicos o graves.

El dolor causado por la ciática es bastante incapacitante los primeros días tras la lesión, de ahí que de entrada necesitemos ir con cuidado y hacer reposo para evitar que vaya a más.

Es bueno empezar a recuperar la movilidad poco a poco, sin hacer grandes esfuerzos; y a ser posible, iniciar nuestra actividad física de manera gradual para ir aliviando el dolor.

Si has de tomar algún medicamento para reducir el dolor, como antiinflamatorios o relajantes musculares, no lo hagas por tu cuenta. Ha de ser un profesional médico el que te recete lo más adecuado para tu situación. Lo que sí puedes hacer es aplicar calor y frío a la zona afectada.

En Instituto Aliaga somos expertos en el tratamiento del dolor, abordándolo mediante un enfoque holístico y multidisciplinar, y contando con un gran equipo de profesionales. Si sufres dolor o si tienes alguna duda sobre nuestros tratamientos, ponte en contacto con nosotros o concierta una cita llamando al +34 935 952 910.

Dra. Vieta

Comparte

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

La pandemia y sus consecuencias en la salud mental

La pandemia y sus consecuencias en la salud mental

Luego de un año, ¿cómo minimizamos el impacto? En este mes de marzo de 2021 se cumple un año desde…
Día Internacional del Deporte para el Desarrollo y la Paz 2021: Activos frente al COVID-19

Día Internacional del Deporte para el Desarrollo y la Paz 2021: Activos frente al COVID-19

El 6 de abril se celebra el Día Mundial del Deporte para el Desarrollo y la Paz, una iniciativa de…
La «respuesta de relajación» como beneficio para la salud.

La «respuesta de relajación» como beneficio para la salud.

En los años 70 Herbert Benson y sus colegas de la facultad de medicina de Harvard describieron la “respuesta de…
¿Qué deporte hacer si tengo dolor de espalda?

¿Qué deporte hacer si tengo dolor de espalda?

El dolor de espalda, en cualquiera de las formas y zonas en las que pueda presentarse, es una de las…